DHA aliado de mamá durante el embarazo

¿Estás embarazada y quieres tener el mejor equilibrio alimenticio para ti y tu bebé? Es importante saber algunos datos que ayudarán a que esto sea posible tomando DHA durante esta etapa.

Buscar productos de uso cotidiano, como el aceite y la leche, fortificados con DHA con omega 3.

El DHA o Ácido Docosahexaenoico, es un ácido graso insaturado de cadena larga de la familia de los Omegas 3, que forma parte de nuestro sistema nervioso. El DHA se encuentra en las membranas de las células del cerebro, los ojos y el corazón. Además de nuestro cuerpo, el DHA se encuentra de manera natural en alimentos como los pescados que viven en los mares fríos (salmón, atún, trucha, bacalao o sardina) y en las algas.

El DHA tiene especial importancia durante el embarazo, pues contribuye al desarrollo del cerebro y los ojos de los bebés. Especialmente a partir del tercer trimestre de gestación donde tiene lugar el mayor crecimiento del tejido nervioso, el feto acumula grandes cantidades de omega 3 – DHA en el cerebro. Es por esto que es importante que las mamás se aseguren de incluir el DHA en su dieta. De esta forma, a través de la placenta, el bebé recibirá las cantidades que necesita y se desarrollará de la mejor manera.

El consumo adecuado de DHA no solamente favorece a tu bebé, también es bueno para ti. Rodrigo Valenzuela, Doctor en Nutrición y Alimentos, asegura que en la mamá el consumir DHA permite lograr la duración óptima del embarazo, disminuye la insulino-resistencia y la diabetes gestacional, así como el riesgo de depresión post parto.

Los beneficios del consumo de DHA continúan incluso después del embarazo. Durante la lactancia, el cerebro de tu bebé sigue en desarrollo. La leche materna contiene grandes cantidades de DHA, por lo que es un alimento fundamental. Datos proporcionados por el Dr. Valenzuela agregan que durante los primeros 3 años de vida, el DHA influye notablemente en la salud del cerebro. Algunos estudios han demostrado una mejora en las capacidades de lectura de los niños. Para quienes no optan por la lactancia materna, las leches de fórmula actualmente también están enriquecidas con ácidos grasos esenciales, omega-3 y omega-6.

El DHA tiene especial importancia durante el embarazo, pues contribuye al desarrollo del cerebro y los ojos de los bebés…

Según describe la Nutrióloga García Schinkel, la recomendación diaria de consumo de DHA es de 160 mg para toda la familia y de 300 mg para las mujeres embarazadas y lactantes. Si bien la dieta es fundamental para obtener este nutriente, es difícil alcanzar las cantidades óptimas sólo a través de pescados y algas. Los suplementos y alimentos fortificados son un excelente complemento para cubrir las necesidades de tu cuerpo y el de tu bebé.

Para alcanzar la recomendación diaria de DHA se recomienda:

  • Consumir, por lo menos de dos a tres veces por semana, asegurándose de su frescura y calidad, pescados de agua fría, como el salmón, atún, trucha o bacalao.
  • Incluir las algas o el aceite de alga en la dieta
  • Buscar productos de uso cotidiano, como el aceite y la leche, fortificados con DHA

El DHA (ácido docosahexaenóico) es un ácido graso omega 3 que funge como un bloque de construcción primario para el cerebro y los ojos y sostiene la salud cerebral, ocular y cardiovascular a lo largo de la vida. Existe un cuerpo extenso y creciente de evidencia científica que demuestra que las personas de todas las edades, desde infantes hasta adultos mayores, se benefician con el suministro adecuado de omega 3 DHA en sus dietas. Las reseñas científicas han destacado la importancia del omega 3 DHA para el funcionamiento adecuado del cerebro, los ojos y el corazón, y actualmente hay estudios en progreso para investigar su papel en la disminución del predominio de ciertas afecciones neurológicas.

Fuente: http://www.fmdiabetes.org/dha/
Autor: Federación Mexicana de Diabetes, A.C. (2015).

Anuncios