Las Isoflavonas y la Salud

Salud de las Mujeres

Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos. (pre-menopausia).

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides.

Isoflavonas y las mujeres

El consumo de isoflavonas durante la pubertad, cuando el pecho femenino se desarrolla, parece proteger a la mujer más adelante en su vida contra el cáncer. Los estudios demuestran que las mujeres que comieron en la semana más de 3 porciones de soya durante la adolescencia demostraron una reducción del riesgo en un 40% del cáncer de mama comparado con las que no consumieron la soya.

Además las isoflavonas protegen contra el desarrollo de cáncer de mama, lo que no sucede con otras terapias hormonales a base de medicamentos sintéticos, que incluso podrán provocar futuros tumores.

Isoflavonas y el ciclo menstrual

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides. Un estudio británico encontró que las mujeres a quienes se les dieron 60 gramos de soya al día tenían ciclos menstruales más largos. Las mujeres asiáticas, que ingieren más soya sobre una base diaria, tienen generalmente ciclos menstruales más largos que mujeres occidentales. La investigación sugiere que la disminución del nivel de mortalidad de mujeres japonesas por cáncer de mama pueda, en parte, ser debido al consumo del alimento que contiene las isoflavonas de la soya. Los niveles de hormonas esteroides y de la duración menstrual del ciclo son factores de riesgo conocidos para el cáncer de mama. Un ciclo menstrual creciente es beneficioso porque éste da lugar a menos tiempo que las células del pecho están expuestas a niveles más altos del estrógeno.

Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos.

Isoflavonas y menopausia

Durante menopausia el nivel del estrógeno cae y causa los síntomas típicos, como son los sofocos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo, de las oscilaciones del humor, de la sequedad vaginal y de los dolores de cabeza.

Isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea

Las isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea en mujeres peri-menopáusicas. Los efectos de la soya y de las isoflavonas sobre la calidad del hueso son también dignos de tenerse en cuenta. Se ha visto que el consumo de 40 g de proteínas de soya por día (90 mg de isoflavonas) durante 6 meses, aumentan significativamente la densidad mineral ósea vertebral en mujeres post-menopáusicas.

Fuente/referencia: isoflavones.info | ¿Qué son las isoflavonas? | 2017 | Sitio web: http://www.isoflavones.info/es/salud-mujeres.php

Anuncios

7 Alimentos para cuidar el peso si tienes más de 40

Fuente: vitonica.com

Alimentos bajar peso adultos 40 años-WP0714

Cuando se alcanza cierta edad, el cuerpo responde de manera distinta a la dieta y el ejercicio físico, pues de manera natural, la proporción de grasa corporal aumenta y se reduce el porcentaje de masa muscular del organismo, por lo que las calorías quemadas aún estando en reposo, es decir, el metabolismo basal, disminuye.

Para luchar contra la grasa del cuerpo de una manera más eficaz después de los 40 años, momento en el que hombres y mujeres recibimos influencias de los cambios hormonales, los estudios nos han mostrado 7 alimentos que nos ayudan a enfrentar la grasa corporal.

  1. Agua con limón: un estudio realizado en mujeres a comprobado que quienes reemplazaron las bebidas endulzadas por agua con limón, perdieron en promedio 1.3 kg más al año que quienes no efectuaron el cambio. Además, reducir el consumo de refrescos mejora la salud ósea, lo cual previene la osteoporosis, enfermedad muy frecuente después de los 40.
  2. Fibra: una pequeña investigación británica ha encontrado que las mujeres que llevan una dieta rica en fibra y que concentra los carbohidratos en el desayuno queman dos veces más grasa durante el ejercicio realizado después, en comparación con una dieta elevada en carbohidratos refinados.
  3. Lino o linaza: no sólo es rica en fibras y grasas saludables, sino que algunos estudios han demostrado que los síntomas de los cambios hormonales se reducen con su ingesta. Incluso, su alto aporte de fibra permite calmar más rápido el apetito y reducir la ingesta de alimentos.
  4. Nueces: un estudio realizado en Australia comprobó que la ingesta de 8 a 10 unidades de nueces por día permite perder más peso y grasa corporal que si simplemente llevamos una dieta hipograsa. Además, ayuda a mantener a raya el almacenamiento de grasa y reduce los niveles de insulina en sangre.
  5. Condimentos picantes: no sólo se sabe que incrementan el metabolismo y acentúan el gasto calórico, sino que un estudio de hombres y mujeres observó que tras una comida picante se reducen los niveles de insulina y por ello, se disminuye el almacenamiento de grasas en el organismo en alrededor de un 32%.
  6. Canela: esta especia dulce podría reemplazar un par de cucharaditas de azúcar que sólo aportan calorías vacías. Además, se ha confirmado por investigaciones, que la canela reduce levemente los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, por lo tanto, beneficia la salud cardiovascular.
  7. Salmón: la ingesta de este gran alimento aporta grandes cantidades de vitamina D y calcio al organismo, nutrientes esenciales después de los 40, ya que no sólo previenen afecciones óseas sino que se ha comprobado que las mujeres de más de 50 años que toman suplementos de calcio y vitamina D suben menos de peso tras la menopausia. Otros estudios muestran que sin suficiente aporte de vitamina D, la leptina, hormona que regula el apetito, no puede hacer bien su trabajo.

Estos 7 alimentos pueden ayudar a una menor ganancia de grasa corporal después de los 40 y además, sus nutrientes benefician la salud al prevenir el desarrollo de múltiples enfermedades. No olvidemos que la mayor inclusión de este tipo de alimentos, en el marco de una vida saludable, pueden contribuir a mantener un peso corporal normal, pero sobre todo, puede mejorar notablemente la duración y calidad de nuestra vida.

Alimentación para mujeres mayores de 40 años

Desafíos nutricionales para las mujeres de más de 40 años

Desafíos nutricionales para las mujeres de más de 40 años
Desafíos nutricionales para las mujeres de más de 40 años

Fuente: Natural Holistic Health

Hay muchos desafíos a los que una mujer de más de 40 años de edad debe hacer frente; uno de ellos es cómo mantener su cuerpo en buen estado de salud tomando la cantidad adecuada de nutrientes.

Una mujer de más de 40 tiene distintas necesidades nutricionales que un hombre o una mujer más joven y debería ser capaz de responder a estas necesidades para mantenerse en buen estado de salud y prevenir enfermedades como la obesidad, las cardiopatías, la diabetes o el cáncer.

Para ello es importante volver a los fundamentos de la nutrición. Una dieta bien equilibrada, con la cantidad adecuada de nutrientes garantizará una vida más larga.

Grasas buenas y grasas malas

Hay una diferencia importante entre las grasas buenas y las malas. Las mujeres de más de 40 deberán tomar las cantidades adecuadas de grasa necesarias para conservar una buena salud. Sin grasas buenas, el cuerpo no será capaz de absorber importantes vitaminas y minerales. Continue reading “Alimentación para mujeres mayores de 40 años”

Cambios fisiológicos y nutrición en adultos mayores

La mejor calidad de vida de la población ha contribuido a aumentar la esperanza de vida, este aspecto además de la disminución de la tasa de natalidad de la población, da lugar a una cantidad mayor de adultos mayores para los siguientes años. Para el 2050 se estima que los adultos mayores conformarán cerca de 28.0% de la población.

Cambios fisiológicos en adultos mayores
Cambios fisiológicos y nutrición en adultos mayores

El envejecimiento es una etapa que se acompaña de una serie de cambios fisiológicos, psicológicos, y sociales que pueden contribuir a afectar el estado de nutrición en este grupo.

Los sentidos se ven disminuidos entre ellos la vista, oído, la habilidad de reconocer los sabores de los alimentos dulces, salados, ácidos y amargos por el atrofiamiento de las papilas gustativas (empieza alrededor de los 50 años). Además  del olfato para reconocer olores e identificar alimentos. Es común la disminución de la salivación (xerostomia) problema común que puede causar problemas para hablar, masticar y deglutir los alimentos, se refiere como resequedad en la boca.

La falta de higiene dental ocasiona que haya pérdida de piezas dentales por la acumulación de placa dentobacteriana, caries, gingivitis que ocasionan enfermedades periodontales. El uso de puentes o de prótesis dentales tiene que estar vigilada para evitar lesiones en la boca que dificulten la masticación.

Los cambios en la mucosa gástrica y en las glándulas digestivas dan lugar a una disminución de la capacidad funcional digestiva. La menor flexibilidad del fundus del estómago motiva saciedad con menor cantidad de comida en comparación con el adulto joven y se estimula más una parte del estomago llamada antro que aumenta la secreción de la hormona de la saciedad conocida como colesistoquinina. La disminución del movimiento intestinal normal, la superficie intestinal útil para la absorción, la capacidad de transporte de nutrientes y la reducción del flujo sanguíneo (entre la célula mucosa y la vena porta) alteran la capacidad de digestión y absorción.

Puede sufrirse de estreñimiento en esta etapa debido a que existe una atrofia del músculo propulsor del intestino y  cambios en las células secretoras de moco que provocan cambios estructurales en la pared del intestino (diverticulosis: formación de invaginaciones en el intestino)  y funcionales  a nivel neuronal la densidad de fibras nerviosas que inervan al esfinter  encargado de la percepción de la masa de materia fecal en el recto se ven disminuidas y afectan el equilibrio entre la continencia y la defecación.

Algunos factores de riesgo que pueden causar estreñimiento en el adulto mayor:

  • Enfermedades
  • Consumo de fármacos
  • Inmovilidad
  • Dieta (poco aporte de fibra y de agua)
  • Deshidratación
  • Trastornos como hemorroides, úlceras.

Es importante cuidar la salud ósea en esta etapa, ya que la densidad mineral ósea (cantidad de minerales de calcio y fósforo que contiene el hueso) disminuye por la falta de actividad física y además existe una disminución de la absorción intestinal del calcio que puede poner en riesgo de desarrollar osteoporosis (enfermedad causada por disminución de la densidad mineral osea) ocasionando riesgo de fracturas.

Las mujeres posmenopáusicas suelen verse más afectadas debido a que la disminución de la cantidad de estrógenos, estos ayudan a preservar la resistencia de los huesos a lo largo de la vida. Los hombres también están afectados, pero tienen un riesgo estimado de sufrir fracturas a lo largo de la vida tres veces menor que las mujeres. Apartir de los 60 años por compresión de las vertebras hay una disminución de la estatura de 1 a 2cm/década, causada por la curvatura de la columna vertebral (lordosis o cifosis) y el aplanamiento de las vertebras. Se recomienda consumir un suplemento que contenga calcio, vitamina D y magnesio, para aquellas personas con ingesta deficiente de lácteos y sus derivados.

Las debilidad del adulto mayor se debe al sedentarismo y es común una disminución de la masa muscular, fuerza y función del músculo, condición conocida como Sarcopenia (del griego sarco: carne, músculo y penia: deficiencia, disminución). Se ha visto que se pierden hasta 3 kilos de masa magra por década que conlleva a tener debilidad para realizar las actividades de la vida diaria volviéndose dependientes de bastón o andaderas o inclusive de otra persona, sin embargo si se mantiene la actividad física, la reducción puede no ser tan marcada.

Se recomienda  llevar a cabo un programa de actividad física de fortalecimiento que permita desarrollar mejor movilidad e independencia en las actividades de la vida diaria, si se logra además complementar la alimentación con una ingesta adecuada de proteínas puede inclusive haber una mejoría significativa de la fuerza, una medida de un suplemento como el Suero de Leche puede ser una alternativa, además son bajos en lactosa y pueden digerirse fácilmente si se mezcla con un poco de agua, se sugiere tomar en la mañana y en la noche.

OPTA POR LO VERDE.

Múltiples beneficios al consumir hojas verdes obtienes macro-nutrientes como la proteína, carbohidratos complejos y ácidos grasos omega 3, importantes para combatir a la inflamación. Además de una gran cantidad de nutrimentos que ayudan a convertir  a los alimentos en energía, como son las vitaminas b, manganeso, magnesio, hierro y cobre. Estos ayudan a asegurar que los carbohidratos complejos se usen para obtener energía, en lugar de que se almacenen como grasa, lo cual resulta ideal si tú estás buscando reducir las medidas de tu cintura, y encoger un poco ese gordo trasero. Además de baratos, los alimentos de hoja verde aportan nutrimentos de la más alta calidad con el mínimo número de calorías, en comparación con cualquier otro grupo de alimentos para saciar el apetito.

spinaca

Espinacas la hoja verde más popular del mercado y la más nutritiva, según nos explica el sistema de clasificación de los alimentos más sanos del mundo, ideada por George Mateljan, es el alimento favorito de Popeye.

Beneficios a la salud tan sólo dos tazas de espinacas crudas contienen suficientes carotenoides, vitamina c, folato, magnesio,  manganeso, fierro y potasio, además de honrosas cantidades de calcio y vitamina e. Muchos de estos nutrimentos nos protegen de la inflamación crónica, que según se sabe, es un factor recurrente en muchas de las enfermedades provocadas por nuestro “estilo de vida”.

Col rizada la col rizada, antes usada como la hoja en la que se servía la ensalada como decoración, ahora ha adquirido una sólida reputación como un súper alimento. Y es que hasta el momento se le han identificado al menos 32 compuestos fenólicos, y se sabe que todavía quedan más por descubrir. Uno de éstos es la quercetina, que tienen propiedades para combatir la inflamación y es un potente antioxidante.

Beneficios a la salud tiene el más alto nivel de vitamina A en comparación con cualquier otro vegetal de hoja verde, y que desempeña un papel muy importante para promover la salud de los ojos, piel y el sistema inmunitario, tanto que un bajo consumo puede incrementar la propensión a las alergias y a infecciones. Otra maravilla es que estimula el sistema inmunitario, y sus hojas contienen vitamina C, un agente muy poderoso para combatir los radicales libres.

col

Lechuga romana aporta más altos niveles de folato y de manganeso que cualquier otro alimento de hoja verde. Beneficios  a la salud el folato, una vitamina del complejo B, tiene mucho que ver con tener un corazón sano. La investigación científica también demuestra que un bajo consumo de éste puede llevar a condiciones como la enfermedad Parkinson o la de Alzheimer, osteoporosis y varios tipos de cáncer. Por otra parte, el manganeso, un mineral que se usa en trazas, también está contenido en la lechuga romana, y esta es una parte esencial del sistema de defensa del organismo, además de que ayuda  a relajar a los nervios.

Nutrición en el adulto mayor

Aunque ningún nutrimento logra retrasar el proceso de envejecimiento la dieta influye en el proceso de longevidad, promoviendo un envejecimiento activo

El adulto mayor y la nutrición

La mejor calidad de vida de la población ha contribuido a aumentar la esperanza de vida de la población, este aspecto además de la disminución de la natalidad de la población, da lugar a una mayor cantidad de adultos mayores para los siguientes años (Aranceta, 2000).

El aumento en la esperanza de vida trae consigo un aumento de la prevalencia de enfermedades crónico degenerativas en esta población, como son obesidad, diabetes, hipertensión y cáncer, entre otras. Las enfermedades de mayor incidencia letal son las cardiovasculares, el cáncer, respiratorias, suicidios y accidentes, en muchos casos secundarios a procesos como osteoporosis y depresión. La mejoría en atención sanitaria y el seguimiento de un plan de alimentación puede contribuir a incrementar la esperanza de vida, con menor prevalencias de incapacidad (Aranceta, 200).

Continue reading “Nutrición en el adulto mayor”