10 propiedades del jengibre

El jengibre es una maravilla para la salud y hoy te contamos por qué.

Consumir 2 gramos de jengibre (una rodaja) por 11 días a través de una infusión, te ayuda a evitar el dolor producido por el ejercicio o un golpe.

Por si esto no fuera poco, te damos otros beneficios de esta raíz para que a partir de hoy la aproveches a tu favor.

jengibre1_0

 Toma nota

 1. Activa tus jugos digestivos. Para ello solo debes comer un poco de jengibre fresco cinco minutos antes de la comida.

2. Mejora la absorción y asimilación de nutrientes esenciales en el cuerpo.

3. Reduce las náuseas. Con este fin consume un poco de la raíz con una cucharada de miel.

4. Disminuye las flatulencias. Para ello solo debes masticar durante 5 minutos un poco de este alimento.

5. Evita los calambres.

6. Mejora el flujo sanguíneo, por lo que previene las enfermedades cardiovasculares.

7. Dile adiós al dolor de garganta y congestión con un poco de té.

8. Previene el cáncer de colón y ovarios.

9. Disminuye las migrañas.

10. Combate el envejecimiento prematuro y reduce los niveles de estrés

Las única contraindicación que genera su consumo es la elevación de la temperatura corporal, por lo que no se recomienda a pacientes con fiebre. Así que si quieres gozar estos beneficios no dudes incluir el jengibre en tu dieta.

 

Anuncios

La COLITIS nerviosa

COLITIS NERVIOSA - SÍNTOMAS
COLITIS NERVIOSA – SÍNTOMAS

“¿Tienes malestar abdominal? ¿Inflamación del vientre? ¿Alteraciones en las evacuaciones y gases? Quizá padezcas de colitis nerviosa.”

Más de 20% de los mexicanos padece síndrome de intestino irritable (SII), mejor conocido como colitis nerviosa, malestar que se incrementa tanto por inestabilidad emocional como por hábitos alimenticios. Las mujeres son las más afectadas, en proporción de 3 a 1, 84% de los casos de colitis nerviosa afectan a la población femenina; en México, la padecen con mayor frecuencia mujeres de 25 a 40 años de edad. La colitis es la inflamación de la mucosa del colon (zona final del intestino grueso que se conecta con el recto) que se manifiesta con diarrea, heces acompañadas de sangre y dolor abdominal intenso.

Puede ser de distintos tipos, dependiendo de su origen:

Colitis ulcerosa: Es una enfermedad de tipo crónico que se caracteriza por la inflamación y presencia de heridas o úlceras en la pared interior del colon, y cuyos síntomas son diarrea con sangre, intenso dolor  abdominal y fiebre. Su causa es desconocida en gran mayoría de los casos, aunque en algunos se ha  establecido su origen hereditario. Puede comenzar a cualquier edad, pero generalmente ocurre entre los 15 y 30 años.

Colitis tóxica: Es una complicación grave de colitis ulcerosa en la que se daña la totalidad de la pared intestinal, lo cual provoca que los tejidos del colon pierdan fuerza (tono muscular) y se ensanchen en el  transcurso de algunas horas o días.

Colitis asociada al uso de medicamentos: El consumo de vitamina C (ácido ascórbico), suplementos de hierro y antiinflamatorios no esteroideos como el ácido acetilsalicílico puede generar irritación en la mucosa del colon y su inflamación. No obstante, es más común que este problema sea generado por el uso de antibióticos (colitis seudomembranosa o necrosante), ya que casi todos estos productos alteran el equilibrio entre las bacterias que se encuentran en el intestino, permitiendo la reproducción de microorganismos  causantes de enfermedades como la bacteria Clostridium difficile.

Colitis hemorrágica: Es ocasionada por una variedad de bacterias llamadas Escherichia Coli, que infectan al intestino grueso y producen toxinas que causan diarrea con sangre, así como dolor abdominal intenso.

Colitis nerviosa: Puede aparecer cuando se viven situaciones de estrés y nerviosismo con frecuencia, debido a que estos trastornos emocionales producen contracciones en músculos del intestino grueso, aumento de sensibilidad ante la presencia de gas y movimientos del sistema digestivo. Todo esto en conjunto produce dolor abdominal tipo cólico y diarrea o estreñimiento.
 
Colitis granulomatosa: Se debe a raro padecimiento autoinmune (cuando el sistema de defensas del  organismo ataca a sus propios tejidos) conocido como enfermedad de Crohn o enteritis regional; ocasiona diarrea, fiebre y sangrado rectal, y es tan similar a la colitis ulcerativa que puede ser difícil distinguirlas al  hacer el diagnóstico. Aunque por lo regular afecta al íleon (parte donde se encuentran los intestinos grueso y delgado) puede involucrar a cualquier sitio del sistema digestivo, e incluso generar fatiga, dolores articulares y erupciones cutáneas.
 
Causas más frecuentes: El colon puede irritarse debido a alteraciones causadas por microorganismos que habitan en él de manera natural y participan en el proceso digestivo. Algunos medicamentos lastiman la mucosa del intestino así como también el consumo de grasas animales, leche y sus derivados, comidas  picantes y azúcares también puede ocasionar notables desórdenes.

El funcionamiento intestinal es alterado por la presencia de parásitos como amebas (Entamoeba histolytica), bacterias (Campylobacter, Salmonella typhi, Shigella y Escherichia coli) y, con menor frecuencia, virus.

Mal manejo de estrés y nerviosismo son responsables de muchos trastornos digestivos.

¿Cómo puede ser detectado? 

El médico gastroenterólogo requiere el historial clínico del paciente y la práctica de un examen físico  detallado. Si el doctor detecta alguna anomalía, enviará al paciente a realizarse un análisis de sangre para  determinar el nivel de glóbulos blancos (encargados de defender al organismo de virus y bacterias), pues cuando éste es elevado revela la presencia de ciertos microorganismos en los intestinos. Otra prueba habitual es el examen de heces, el cual sirve para reconocer la presencia de amebas o parásitos. Otro de los métodos más eficaces para conocer la magnitud de los daños es la colonoscopía, estudio realizado mediante un tubo de fibra óptica (endoscopio) que se introduce por el recto y que permite captar imágenes del interior del colon. También permite obtener muestras de tejido que pueden ser analizadas en laboratorio. 

Es mejor prevenir

Incremente la ingesta de frutas, verduras, cereales integrales (con cascarilla) hortalizas y té verde, ya que  mantienen en buenas condiciones al aparato digestivo. Modere el consumo de grasas, productos derivados de la leche e irritantes del aparato digestivo, como café, cigarro, picante y bebidas gaseosas. Beba al menos 8 vasos de agua al día (2 litros), pues el agua mejora el funcionamiento intestinal en forma notable. Trate en medida de lo posible reducir los niveles de ansiedad y estrés para evitar la aparición de colitis nerviosa (las personas aprehensivas pueden recurrir a técnicas de autorrelajación); practique deportes de manera constante. También puede hacer uso de tranquilizantes naturales e infusiones de hierbas. Procure no ingerir alimentos en la calle o lugares con higiene deficiente, a fin de evitar el contagio de bacterias y parásitos perjudiciales.

¿Existe un tratamiento?

Una vez detectada la colitis, debe ingerir gran cantidad de líquidos para reponer los que se han perdido, así como mantener dieta blanda basada en vegetales, frutas, jugos y carnes blancas. Durante el tratamiento se prohíbe la ingesta de vegetales crudos (cebolla, col, coliflor, pimiento, lechuga y rábano), carnes rojas o con mucha grasa, legumbres (chícharo, lenteja, haba, garbanzo y frijol), papas fritas, mayonesa, aceite, salsas picantes, condimentos, bebidas alcohólicas, café, chocolate y lácteos, ya que dificultan la digestión e irritan la mucosa intestinal. El reposo también es muy importante para la recuperación del paciente. Ocasionalmente se recomienda el uso de antidiarreicos. Cuando la colitis es provocada por amebas y parásitos, se  recomienda tomar un antiamebiano o antihelmítico para eliminarlos. Las infecciones generadas por bacterias deben ser controladas a través del uso de antibióticos. Recordemos que todo tratamiento médico debe ser prescrito por un profesional de la salud, de preferencia un médico Gastroenterólogo. En caso de colitis ulcerosa, el gastroenterólogo puede recetar analgésicos no generen irritación en el tracto digestivo.

Complicaciones

El impacto de la colitis es comparable al de enfermedades como migraña o diabetes, de ahí la importancia de no sufrirlo en silencio, y ante las primeras molestias acudir al gastroenterólogo, ya que actualmente existen diversas terapias para controlarlo eficazmente. Existen complicaciones severas como perforación de la pared intestinal o hemorragias difíciles de controlar.

Otros tantos pacientes no responden adecuadamente al tratamiento, por lo que se deben someter a intervención quirúrgica que elimine las partes dañadas del tracto digestivo. Le recordamos que este artículo no suple la visita con su médico, quien le enviará el tratamiento más eficaz para usted.

La colitis nerviosa mejora notablemente cuando el individuo aprende a manejar adecuadamente estrés y  ansiedad. En este caso, puede ser útil la ayuda de un psicoterapeuta.

En ocasiones se aconseja el consumo de Suplementos Alimenticios que ayuden a la eliminación de  problemas como debilitamiento y anemia, ocasionados por las hemorragias o mala absorción. 

El Alga Spirulina es muy nutritivo con un excelente aporte nutrimental para el  tratamiento de problemas gastrointestinales.
El Alga Spirulina es muy nutritivo con un excelente aporte nutrimental para el tratamiento de problemas gastrointestinales.

El Alga Spirulina es un Suplemento muy nutritivo con un excelente aporte nutrimental para apoyar el  tratamiento de problemas gastrointestinales. Salud Hoy le recomienda que busque la de marca Pronat Ultra, ya que tiene más de 30 años en el mercado y sus suplementos son de excelente y calidad.

Fuente: Revista Salud Hoy No. 38 Julio 2014. Ejemplar gratuito y en línea.