¿Por qué es buena la Fibra para Personas con Diabetes?

Antes de explicar por qué es buena la fibra para personas con diabetes debemos definir qué es la Fibra y cuáles son los principales beneficios de su consumo.
La fibra presente sobre todo en frutas, verduras y legumbres. Reduce los niveles de glucosa en las personas con diabetes saludablemente.
La fibra presente en frutas, verduras y legumbres. Reduce niveles de glucosa en las personas con diabetes saludablemente.

¿Qué es la fibra?:

La fibra es un tipo de hidrato de carbono que se caracteriza por no ser digerida o absorbida en nuestro intestino delgado para convertirse en glucosa. Esto provoca que llegue prácticamente intacta al intestino grueso.

La fibra puede clasificarse en dos grupos, soluble e insoluble:

La fibra soluble: -Presente sobre todo en frutas, verduras y legumbres- enlentece la absorción de los hidratos de carbono y reduce la absorción de los lípidos (colesterol y ácidos grasos) en el intestino.

La fibra insoluble: -Se encuentra en cereales integrales, hortalizas, verduras y algunas leguminosas- contribuye a que las heces pasen más rápidamente a través del intestino reduciendo el tiempo de tránsito intestinal por lo que es muy útil para la prevención del estreñimiento.

¿Cuáles son los beneficios de la fibra?:

En la actualidad la fibra dietética forma parte de lo que se considera una dieta saludable contribuyendo a la prevención y tratamiento de la obesidad, enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

Los principales beneficios de la fibra son:

Sigue leyendo “¿Por qué es buena la Fibra para Personas con Diabetes?”

Anuncios

Intolerancia a los hidratos de carbono-Diabetes.

Intolerancia a los hidratos de carbono, actividad física
Intolerancia a los hidratos de carbono – diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica, es decir de larga duración que puede ser prevenible si se minimizan algunos factores de riesgo como el sobrepeso y básicamente la obesidad abdominal que se define como una cintura mayor a 80 cm en mujeres o de 90 cm en hombres. Antes de que esta enfermedad se manifieste, el metabolismo puede encontrarse con algún nivel de alteración, principalmente en la dificultad para metabolizar los hidratos de carbono o azúcares, a este problema metabólico que comienza y es un riesgo para desarrollar diabetes o enfermedades cardiovasculares se le conoce como intolerancia a la glucosa, esta fase puede ser reversible si se toman las acciones correctas.

Para entender mejor el problema tenemos que conocer que la insulina tiene un papel importante en nuestro metabolismo, ya que facilita la utilización de la glucosa, en las personas que no realizan ejercicio, que tienen sobrepeso o que tienen una mala alimentación con el paso de los años se puede disminuir la producción de insulina en el organismo o inclusive que a pesar de que se produzca la cantidad adecuada, la insulina tiene problemas para poder realizar sus funciones normales.

La reducción de un 10% del peso corporal actual si se tiene sobrepeso u obesidad, puede disminuir hasta en un 50% el riesgo de desarrollar diabetes, otro factor muy importante y muchas veces relegado a una simple recomendación a “si tiene tiempo” es la actividad física. Realizar actividad física tiene grandes ventajas que se resumen en: favorecer un aumento en la utilización de la glucosa y de lípidos, aumenta la capacidad para que los músculos capten glucosa con menor necesidad de insulina, por lo tanto es un tratamiento que debe ser prescrito con una adecuada dosis en cuanto a los días por semana, el tiempo, la intensidad y tipo de actividad. Siempre de forma gradual para evitar alguna complicación.

Se recomienda realizar por lo menos 3 veces a la semana actividad física moderada, podemos identificar este nivel de actividad porque la persona comenzará a dificultarse poder hablar mientras la realiza.  No hay que olvidar la buena nutrición como parte fundamental del tratamiento para frenar la progresión de la intolerancia a la glucosa. Para fomentar una buena adaptación al ejercicio y mejorar el nivel de recuperación, se ha demostrado que ingerir proteínas de suero de leche después de la actividad física favorece la síntesis de mitocondrias (que dentro de la célula metabolizan la energía) y de transportadores GLUT-4 que son importantes para la captación de glucosa por las células. Como recomendación general una medida de una proteína en polvo inmediatamente después de la actividad física (mezclada en 250 ml. de agua) es de utilidad.  Una dieta saludable y la actividad física pueden favorecer la salud  y disminuir el riesgo de diabetes.

Fuente/liga: https://diabetesycolesterol.blogspot.mx/2013/11/la-diabetes-intolerancia-los-hidratos.html

Cenas ligeras: cinco opciones saludables y ligeras

La cena es un momento idóneo para reservar la ración de proteína diaria.
La cena es un momento idóneo para reservar la ración de proteína diaria.

Se puede cenar ligero sin que el menú esté reñido con un buen gusto por la gastronomía. Las cenas, por lo general, son más livianas que las comidas del mediodía. Pero en ocasiones, por pereza, cansancio o falta de previsión, se recurre a los bocadillos, las pizzas o los platos precocinados como fórmula para resolver esta última comida del día.

En algunos casos, puede interesar desglosar el menú de la cena y concentrar los alimentos proteicos, sin carbohidratos. Esta fórmula se sugiere para favorecer el adelgazamiento, si bien no es eficaz para todas las personas, ya que cada una tiene unas necesidades y unas limitaciones alimentarias determinadas. Por ello, para estar bien planteada, puede necesitar el consejo de un dietista – nutricionista.

Las siguientes son cinco propuestas de cenas ligeras, sencillas y muy ricas:

  1. Bocadillos en versión “light”. Los burritos mexicanos o los kebap son un equivalente al bocadillo tradicional, solo que la masa, al ser más fina, es más ligera que la barra de pan. Eso sí, debido a los ingredientes, lo que pretende ser una cena liviana se puede convertir en un aporte inesperado de calorías si se excede en las salsas, los condimentos o los alimentos grasos. Esta nueva versión de bocadillos se puede rellenar de carne de ternera magra picada, tiras de pollo a la plancha, bonito o atún desmenuzado o bien con tacos de tofu. Cualquiera de estas opciones puede mezclarse con abundantes vegetales crudos -rehogados con el mínimo de aceite, tipo pisto- o con verduras asadas, como en la escalibada.
  2. Ensaladas de arroz o de pasta. Un aporte de energía en forma de carbohidratos en la cena puede ser preciso, bien digerido y muy bien metabolizado, para compensar el desgaste energético del día. Apostar por los cereales integrales tiene doble fundamento:
    • Tienen mayor densidad nutritiva, por lo que son alimentos más interesantes para la salud.
    • Aportan fibra, que colabora en acelerar la sensación de saciedad.

La combinación con un puñado de legumbres se digiere bien y la cena es más completa en lo nutricional, como apuntan las recetas de ensalada de arroz con guisantes o con garbanzos. Muy refrescantes son las propuestas de ensalada de arroz con piña (si se prescinde de la salsa rosa) y de pasta con vinagreta. Más contundentes son las ensaladas de arroz con aguacate y gambas o de pasta con pollo.

  1. Pescado fresco, tres veces por semana. Un plato ligero de pescado en la cena garantiza un aporte de proteínas de excelente calidad y apenas grasa si se cocina suave, por lo que permite una buena digestión y promete un buen sueño. El acompañamiento con pequeñas ensaladas, verduras rehogadas, salteadas o asadas brinda el resultado esperado: una cena rica y liviana. Se puede aprovechar la buena temperatura vespertina veraniega para sacar rendimiento a la parrilla con pescados frescos de temporada como las sardinas, las anchoas o el bonito. Un truco culinario para acentuar el sabor de los pescados cocinados así es embadurnarlos con un adobo de ajo, aceite de oliva, un toque ácido (vino blanco, vinagre, zumo de limón, zumo de pomelo o de naranja), perejil, sal y una pizca de pimentón o pimientas u otras especias y hierbas aromáticas al gusto.
  2. Platos livianos y sorprendentes con frutos del mar. El marisco es un tipo de alimento muy perecedero, que exige extremar las precauciones de manipulación e higiene tanto en la conservación como en la preparación previa y el cocinado. Las cenas veraniegas a base de una buena ración de mejillones frescos al vapor, de almejas en salsa verde, de gambas con refrito de ajo y limón o de langostinos son propuestas que sintonizan con una alimentación sana y equilibrada. El pulpo a la vinagreta o al estilo tradicional gallego completan un pequeño listado de recetas livianas de marisco.
  3. Cremas o sopas frías. Son un entrante ligero y refrescante que, además, llena el estómago y ayuda a comer después con más aplaque. Las posibilidades las marca la imaginación culinaria de quien cocina y los gustos y preferencias. Las verduras y hortalizas suelen ser la base para preparar cremas o sopas con distintas propiedades saludables: diuréticas, como la de apio y manzana o la de pepino; o antioxidantes, como la de remolacha o la sopa de tomate. A estas recetas se suma el gazpacho tradicional y sus múltiples variantes: de lechuga, de melón, de sandía, de cerezas…

Cenas ligeras para adelgazar

Cenas ligeras: cinco opciones saludables y ligeras
Comidas y cenas ligeras

La cena es un momento idóneo para reservar la ración de proteína diaria. En especial, para quienes tienen dificultades para adelgazar, incluso aunque sigan dietas equilibradas hipocalóricas. En estos casos, da buen resultado concentrar en la cena la proteína y los vegetales, sin aporte de hidratos de carbono, que se habrán consumido en su justa medida a lo largo del día.

Este ajuste alimentario puede redundar en un mayor rendimiento metabólico y favorecer la pérdida de peso, siempre que el resto de la alimentación diaria sea equilibrada en aporte de nutrientes. La proteína animal estará representada por pescados de todo tipo, pollo y huevos en tortilla, revueltos o a la plancha, es decir, platos elaborados de manera sencilla, pero gustosa, y acompañados de variedad de hortalizas, verduras y salsas vegetales.

Fuente/liga: http://www.consumer.es

ALIMENTACIÓN Y ANSIEDAD

Alimentación y ansiedad. Adultos mayores
Alimentos contra la ansiedad

Una dieta desequilibrada, unos horarios de comida anárquicos y el consumo de bebidas estimulantes pueden agravar los cuadros de ansiedad.

La ansiedad es un estado emocional en el que la persona tiene sentimientos de angustia, desesperanza y de vacío interno. Se trata de un trastorno que empieza afectando a la mente y que también puede tener repercusión física sobre diversos órganos del cuerpo, pudiendo llegar a producir: taquicardia, dolor estomacal, cefalea, diarreas, etc.

 

Situaciones que contribuyen a agravar esta situación

  • Dietas desequilibradas en las que se produce una ingesta insuficiente de hidratos de carbono, vitaminas y sales minerales, nutrientes todos ellos necesarios para el buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Horarios anárquicos de comidas; realizar sólo 2-3 comidas al día muy distanciadas entre ellas.
  • Consumo habitual de bebidas alcohólicas o estimulantes y tabaco. No hay que olvidar que todo tóxico deteriora el sistema nervioso.
  • Falta de descanso

Pautas para modificar el comportamiento alimentario en caso de ansiedad

Sigue leyendo “ALIMENTACIÓN Y ANSIEDAD”