Deporte, Ejercicio y la diabetes

Las personas con diabetes pueden hacer ejercicio y practicar deporte al mismo nivel que cualquier otra persona. Pero algunas de ellas no lo hacen. Fijémonos, por ejemplo, en Gary Hall, Jr., el nadador olímpico ganador de una medalla de oro. Es innegable que / Definitivamente, no nada como una persona promedio. Y los golfistas Kelli Kuehne y Michelle McGann no juegan a golf como tus amigos del minigolf local. Todos estos atletas conviven con la diabetes al tiempo que destacan en las competiciones deportivas.

El ejercicio quema calorías, lo que ayuda a alcanzar y mantener un peso saludable.

¿Has captado la idea? Independientemente de que aspires a un oro olímpico o que solo te apetezca salir de excursión por los alrededores, la diabetes no debería ser ningún impedimento.

¿Cómo ayuda el ejercicio a las personas que tienen diabetes?

He aquí algunos de los efectos beneficiosos del ejercicio físico:

  • El ejercicio fortalece los huesos y los músculos.
  • El ejercicio reduce el riego de cardiopatías y de algunos tipos de cáncer.
  • El ejercicio mejora la coordinación, el equilibrio, la fuerza y la resistencia.
  • El ejercicio aumenta el nivel de energía.
  • El ejercicio contribuye a que la insulina desempeñe mejor su función, lo que ayuda a mantener las concentraciones de azúcar en sangre dentro de los límites saludables.
  • El ejercicio quema calorías, lo que ayuda a alcanzar y mantener un peso saludable.
  • El ejercicio fomenta el trabajo en equipo, el espíritu competitivo y la valentía.
  • El ejercicio ayuda a elevar la autoestima y la seguridad en uno mismo.
  • El ejercicio ayuda a liberar tensiones y a afrontar el estrés, aparte de relajar y levantar el ánimo.
  • El ejercicio puede incluso ayudar a aclarar las ideas y a focalizar mejor la atención.

Cualquier tipo de ejercicio es estupendo (se trate de sacar a pasear al perro o de practicar un deporte de equipo). Pero es importante que lo practiques cada día. Cambiar los hábitos a fin de poder hacer ejercicio cada día puede costar bastante al principio. Pero la mayoría de la gente dice que, en cuanto empieza a notar los efectos beneficiosos del ejercicio, se engancha a él. A partir de ese momento, resulta más fácil seguir haciendo ejercicio. Pero hay algunos datos que necesitas saber sobre el ejercicio y la diabetes.

¿Qué ocurre durante el ejercicio?

Los músculos necesitan más energía durante el ejercicio, por lo que el cuerpo libera más azúcar o glucosa que en estado de reposo. Para las personas con diabetes, esto puede tener algunos efectos colaterales. Por ejemplo, si el cuerpo no tiene suficiente insulina para utilizar la glucosa liberada durante la práctica de ejercicio, la glucosa permanece en la sangre, lo que provoca concentraciones elevadas de azúcar en sangre. Esto recibe el nombre de hiperglucemia.

Sigue leyendo “Deporte, Ejercicio y la diabetes”

Anuncios

¿Qué es la Diabetes Tipo II?

Si tiene diabetes tipo II su tratamiento básico consistirá en seguir un plan de alimentación sana, hacer ejercicio con regularidad …

La diabetes tipo II es el tipo de diabetes más común. Por lo general ocurre en adultos, pero cada vez más aparece en niños y adolescentes.

Como datos relevantes cabe destacar que en el mundo 382 millones de personas tienen diabetes en 2013; para 2035, se estima que esta cifra habrá aumentado hasta alcanzar los 592 millones. El número de personas con diabetes tipo 2 está en aumento en todos los países. La mayoría de personas con diabetes tienen entre 40 y 59 años de edad. Se considera que 175 millones de personas con diabetes (el 50%) están sin diagnosticar.

En la diabetes tipo II, el cuerpo puede producir insulina, pero o bien esto no es suficiente o bien el cuerpo no puede responder a sus efectos, dando lugar a una acumulación de glucosa en sangre.

Muchas personas con diabetes tipo 2 no son conscientes de su enfermedad durante mucho tiempo, ya que los síntomas pueden tardar años en aparecer o ser reconocidos, pero durante este tiempo el cuerpo está siendo dañado por el exceso de glucosa en sangre.

Estas personas suelen ser diagnosticadas sólo cuando las complicaciones de la diabetes ya se han desarrollado (ver Complicaciones de la diabetes).

Sigue leyendo “¿Qué es la Diabetes Tipo II?”

BENEFICIOS y PROPIEDADES del CHITOSÁN

La presencia del chito-san en nuestro organismo actúa en el momento de la digestión como agente inhibidor en la absorción de grasas.
La presencia del chito-san en nuestro organismo actúa en el momento de la digestión como agente inhibidor en la absorción de grasas.

LA FIBRA DE CRUSTÁCEO ANTI-CALORÍAS

El chitosán, es una fibra que se extrae del esqueleto de los crustáceos y que tiene la capacidad de atrapar la grasa en el interior del tubo digestivo para que no sea absorbida por el cuerpo.

Estudios realizados en Europa demuestran que la ingesta de este exoesqueleto, asociado a una dieta saludable, estimula la pérdida de peso.

Beneficios:

  1. Atrapa las grasas del tracto digestivo, evitando que estas sean asimiladas.
  2. Puede reducir el aporte calórico de un plato hasta en 220 Kcal.
  3. No se asimila por el organismo, lo que permite estimular la digestión eliminando por este medio las grasas.
  4. Al reducir el aporte en grasas de los alimentos, estimula la quema de tus reservas grasas.
  5. Ayudar a disminuir los niveles de colesterol.
  6. Te ayudara a combatir la hipertensión arterial.
  7. Combate el estreñimiento.
  8. Te ayudara a tratar la osteoporosis.

Sigue leyendo “BENEFICIOS y PROPIEDADES del CHITOSÁN”

Mitos y Realidades sobre la Diabetes

Mitos sobre la diabetes

Mito: ¿Las personas con diabetes tienden a enfermarse y resfriarse?
Mito: ¿Las personas con diabetes tienden a enfermarse y resfriarse?
Hay muchos mitos sobre la diabetes que hacen más difícil que la gente tome en serio los hechos, como que la diabetes es una enfermedad grave y potencialmente mortal. Estos mitos pueden crear una imagen de la diabetes incorrecta y llena de estereotipos y negativismo.
Entérese de la verdad sobre la diabetes y aprenda cómo puede poner un fin a los mitos y malentendidos sobre la diabetes.
Mito: La diabetes no es una enfermedad grave.

Realidad:
La diabetes causa más muertes al año que el cáncer de seno y el SIDA juntos. Dos de 3 personas con diabetes mueren por una enfermedad cardíaca o derrame cerebral.
Mito: Las personas obesas o con sobrepeso van a tener diabetes tipo 2.Realidad: El sobrepeso es un factor de riesgo para tener esta enfermedad, pero otros factores de riesgo también influyen como los antecedentes familiares, raza y edad. Desafortunadamente, muchas personas no le prestan importancia a los otros factores de riesgo y piensan que el peso es el único factor de riesgo para la diabetes tipo 2. La mayoría de la gente con sobrepeso no tiene diabetes tipo 2, y mucha gente que tiene diabetes tipo 2 tiene un peso normal o muy poco sobrepeso.

Mito: Comer demasiados dulces causa diabetes.

Realidad: La respuesta no es tan simple. La causa de la diabetes de tipo 1 son factores genéticos y desconocidos que desencadenan el inicio de la enfermedad; la causa de la diabetes de tipo 2 son factores genéticos y de estilo de vida.

El sobrepeso aumenta el riesgo de tener diabetes tipo 2, y una dieta rica en calorías de cualquier tipo produce un aumento de peso. Los estudios demuestran que tomar bebidas azucaradas está asociado con diabetes tipo 2.

La Asociación Americana de la Diabetes recomienda que las personas limiten su consumo de bebidas azucaradas para ayudar a prevenir la diabetes. Entre las bebidas azucaradas están:

  • Bebidas gaseosas regulares 
  • Ponche de frutas 
  • Jugos de fruta 
  • Bebidas energéticas 
  • Bebidas deportivas 
  • Té dulce 
  • Otras bebidas azucaradas 

¡Una sola porción de estas bebidas eleva la glucosa en la sangre y contiene varios cientos de calorías!

Vea usted mismo:

Sigue leyendo “Mitos y Realidades sobre la Diabetes”

La Spirulina beneficiosa para el control de diabetes

La Spirulina es un alga que se suele encontrar en agua dulce y al parecer según las últimas investigaciones de un grupo de científicos mexicanos del Instituto Politécnico Nacional tiene funciones farmacológicas que pueden ayudar en el control de la diabetes, así como propiedades beneficiosas para las personas con el colesterol elevado.

La spirulina puede ser útil en el tratamiento de la diabetes, en el control de los niveles elevados de colesterol...
La spirulina puede ser útil en el tratamiento de la diabetes, en el control de los niveles elevados de colesterol…

El doctor Germán Chamorro Cevallos, lleva mucho tiempo realizando investigaciones sobre la farmacología y toxicología de la Spirulina. Por cierto, un alga, la Spirulina que actualmente es usada como complemento alimenticio humano por su rico contenido en proteínas (65%). La Spirulina también es rica en vitaminas, minerales, ficocianina y compuestos antioxidantes.

Históricamente, según información recogida en los libros, los aztecas consumían Spirulina como parte de su dieta y en tribus de África Central, también se consumía la Spirulina en forma de galletas. Es decir, que no es una desconocida por lo menos para las anteriores generaciones.

La novedad de los estudios del IPN se centran ahora en conocer cuales son las propiedades de la Spirulina no tanto como alimento sino como medicamento.

El investigador de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas afirma que su equipo ha recibido apoyo de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para estudiar, en animales, los efectos farmacológicos y toxicológicos de la Spirulina, pues existen antecedentes de que el consumo excesivo de ciertos tipos algas puede provocar daños a la salud humana.

Los estudios del doctor Chamorro Cevallos le permiten afirmar que “la spirulina puede ser útil como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes, en el control de los niveles elevados de colesterol, en padecimientos cardiovasculares, en enfermedades del sistema inmune, en alergias, e infecciones virales, entre otras enfermedades”.

No se pretende que la Spirulina sustituya a los medicamentos utilizados actualmente para eltratamiento de la diabetes, la hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol) u otros padecimientos para los que, desde el punto de vista experimental, se ha comprobado su utilidad. Se recomienda, más bien que se emplee como coadyuvante de los fármacos ya existentes. Es necesario recordar que el empleo de productos naturales está, en forma general, exentos de producir efectos indeseables.

¿Qué es la Diabetes?

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son graves. No existe una diabetes leve.
Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son graves. No existe una diabetes leve.

La diabetes mellitus, o simplemente la diabetes, es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no puede producir insulina o cuando el cuerpo no puede hacer un buen uso de la insulina que produce. La insulina es una hormona producida por el páncreas que actúa como una llave que permite que la glucosa de los alimentos que ingerimos pase de la sangre a las células del cuerpo para producir energía. Todos los alimentos ricos en hidratos de carbono se descomponen en glucosa en la sangre. La insulina ayuda a la glucosa a entrar en las células.

La incapacidad de producir insulina o de utilizarla de manera eficaz conduce a niveles elevados de glucosa en sangre (conocida como hiperglucemia). Los altos niveles de glucosa durante un período de tiempo prolongado se asocian con daños corporales y fallos en varios órganos y tejidos.

Los Tipos de diabetes:

Hay tres tipos principales de diabetes.

Diabetes tipo 1: conocida anteriormente como diabetes juvenil. Generalmente es causada por una reacción autoinmune en la que el sistema de defensa del cuerpo ataca las células que producen insulina. Todavía no se sabe del todo el motivo de que esto ocurra. Las personas con diabetes tipo 1 producen muy poca o ninguna insulina. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero generalmente se desarrolla en niños o adultos jóvenes. Las personas con este tipo de diabetes necesitan inyectarse insulina todos los días para controlar los niveles de glucosa en sangre. Las personas con diabetes tipo 1 que no tengan acceso a la insulina morirán.

Diabetes tipo 2: conocida anteriormente como diabetes no-insulino dependiente o diabetes del adulto, representa como mínimo el 90% de todos los casos de diabetes. Se caracteriza por una resistencia a la insulina, por una relativa deficiencia de insulina o por ambas cosas a la vez. El diagnóstico de la diabetes tipo 2 puede ocurrir a cualquier edad. La diabetes tipo 2 puede permanecer sin ser detectada durante muchos años. El diagnóstico se hace cuando aparece una complicación o cuando se realiza un análisis de sangre rutinario o una prueba de glucosa en la orina. A menudo, pero no siempre, está asociada con el sobrepeso o la obesidad, que pueden provocar resistencia a la insulina y conducir a altos niveles de glucosa en sangre. Las personas con diabetes tipo 2 a menudo pueden tratar inicialmente su afección mediante ejercicio y dieta. Sin embargo, con el tiempo la mayoría de las personas requieren medicación oral o insulina.

Tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 son graves. No existe una diabetes leve.

La diabetes gestacional: (DMG) es una forma de diabetes que consiste en altos niveles de glucosa en sangre durante el embarazo. Se desarrolla en uno de cada 25 embarazos en todo el mundo y está asociada con complicaciones para la madre y el bebé. La DMG generalmente desaparece después del embarazo, pero las mujeres con DMG y sus hijos corren un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Aproximadamente la mitad de las mujeres con antecedentes de diabetes gestacional llegan a desarrollar diabetes tipo 2 antes de los cinco a diez años después del parto.

Existen además otros tipos específicos de diabetes.

Referencias/Fuente: www.idf.org/worlddiabetesday

¡CUIDADO Con las dietas de moda!

¿Qué debemos analizar para saber si a lo que nos enfrentamos no es en realidad una “Dieta de Moda”?

Ojo: ¡CUIDADO Con las dietas de moda!
Ojo: ¡CUIDADO Con las dietas de moda!

Actualmente el panorama en donde prevalecen enfermedades crónicas como la obesidad requiere de intervenciones que logren enfocarse en la prevención, se sabe que la reducción de un 10% del peso es adecuado para reducir el riesgo de desarrollar problemas asociados al sobrepeso y obesidad como es el caso de la diabetes, sin embargo no es la solución al problema (Gargallo et al, 2008), lograr un peso adecuado es un objetivo fundamental, especialmente logrando mantener un peso y composición corporal adecuados. Debido a lo anteriormente descrito proliferan gran variedad de tratamientos que prometen lograr la reducción de peso (la gran parte de las veces ignorando que tipo de componente es el que se pierde, masa grasa o masa muscular), muchos de ellos no están apoyados en la evidencia científica ni en profesionales en ciencias de la salud que faciliten el logro de los objetivos de manera segura y a largo plazo. Es un tema en el que estos “tratamientos” otorgan beneficios sin razón o exagerados que tienen que ver con comer o no comer cierto tipo de alimento(s) de moda, o combinaciones de ciertos alimentos para curar enfermedades, ofrecer beneficios “especiales” para la salud o asegurar la reducción rápida de peso, muchas de las personas involucradas en obtener beneficios lucrativos inclusive creen sinceramente que esto es verdad (US Department of Health and Human Services, 1988).

1- Aseguran una pérdida acelerada de peso:
Lo mejor es llevar una dieta que te permita una reducción gradual, y en promedio de 500gr por semana, de lo contrario es más fácil que pierdas masa muscular, masa ósea y líquidos en lugar de masa grasa.

2- Dietas que eliminan un grupo de alimentos o permiten cantidades ilimitadas de cualquier alimento (como toronjas o sopas de col):
Es aburrido y difícil que las personas sigan planes monótonos por largos periodos de tiempo, hay dietas que eliminan por ejemplo el consumo de cereales, a pesar de tomar multivitamínicos puede tener riesgo de padecer alguna deficiencia.

3-Combinaciones específicas de alimentos:
No hay evidencias de que las combinaciones específicas de alimentos o en ciertos momentos del día te ayudarán a perder peso, o inclusive comer combinaciones “erróneas” no provoca que se transformen inmediatamente en grasa o en toxinas como afirman algunos regímenes dietéticos.

4- Menús muy rígidos:
La vida por si misma tiene sus dificultades y si se le agrega un NO a la pregunta: “¿Podré seguir este plan de alimentación de por vida?” Definitivamente este tipo de plan de alimentación no es adecuado.

5- No hay necesidad de hacer ejercicio:
La actividad física es esencial para mantener la salud y el peso, y tienes que saber que a pesar de mantener un peso adecuado, la salud y prevención de enfermedades dependen de movilizar nuestro metabolismo por medio de la actividad física. Además fortalecer y aumentar nuestra masa muscular solo se logra con una buena dosis de ejercicio. Si te dicen que no necesitas hacer ejercicio te están engañando.

Recuerden todos que no hay tratamientos mágicos que rápidamente “quemar” la grasa, no hay alimentos que rápidamente alteren nuestro código genético,  no hay alimentos o productos que derritan milagrosamente la grasa mientras ves televisión o duermes, algunas prácticas pueden hacerte perder el tiempo o inclusive dañar tu salud.

¡CUIDADO! Con las dietas de moda
¡CUIDADO! Con las dietas de moda

Nada como visitar a un profesional de la salud, recomendado para un mejor resultado en nuestra salud.

Liga de la fuente: www.pronat.mx

Extracto del blog: www.todoensaludyvida.blogspot.mx

Año Nuevo: cinco propósitos saludables para iniciar

El comienzo del año es un momento idóneo para mejorar los hábitos dietéticos y alimentar la salud y el bienestar.

Cinco propósitos saludables para 2014
Metas para iniciar el año 2014 – alimentar la salud

No hay cosa que los hombres traten de conservar tanto, ni administren tan mal, como su propia vida”. El comienzo del año es un momento apropiado para liberarnos de esas ataduras, convertirlas en riendas y aferrarlas con fuerza para que nos guíen hacia una mejor calidad de vida. Y, ya que todo objetivo debe contar con un “plan de acción”, a continuación se detallan cinco propósitos para avanzar hacia una “dieta sana” con una gran probabilidad de éxito.

1. Mejorar la salud, pero no exclusivamente a base de suplementos dietéticos

Una dieta poco saludable jamás podrá “equilibrarse” mediante el consumo de suplementos de vitaminas, minerales, antioxidantes o productos de herbolaria. Los correctos hábitos de alimentación son la base de una mejor calidad de vida. Pero no solo eso: consumir estos productos de forma deliberada y sin la supervisión de un profesional de la salud puede llegar a ser perjudicial al consumir productos de marcas no prestigiadas, con poca inocuidad o seguridad. Siempre elige las marcas de mayor prestigio y duración en el mercado y que no ofrezcan publicidad engañosa.

2. Comer alimentos en lugar de empacharse de “declaraciones nutricionales”

Pese a que los nutrientes son invisibles (o casi), decoran hoy la publicidad de infinidad de alimentos. Las expresiones “con omega-3” o “rico en fibra”  “Antioxidante” -que por cierto hace unos años no existían en nuestra mente- se encuentran ahora con letras mayúsculas en una amplia gama de productos. Con ello corremos el riesgo de interpretar que lo “visible” (es decir, el alimento) no es lo importante, sino que lo crucial se halla escondido detrás de expresiones enigmáticas como “índice glucémico”, “fibra insoluble” o ” Cero grasas trans”.

Quiero decir que lo importante es construir los llamados hábitos de alimentación para recibir los componentes activos que cuidan de nuestra salud. Puesto que los nutrientes que el cuerpo necesita para mantener un equilibrio son aportados a principalmente a través de los alimentos. Y una buena alimentación, con o sin conocimiento de dichas sustancias, nos llevará de la mano a la mejor calidad de vida. En este sentido, la revista American Journal of Clinical Nutrition que el efecto de alimentos concretos sobre la enfermedad cardiovascular no puede predecirse tan solo por su contenido en ácidos grasos saturados. También subrayó que “las recomendaciones basadas en los alimentos son más útiles que los consejos basados en los nutrientes”.

3. Creer en una dieta sana, no en los “superalimentos”

Los alimentos, como se ha señalado, son más importantes que los nutrientes aislados. Pero esto nos conduce a otra reflexión ¿Existen los “superalimentos”? Algunos expertos dicen que  las propiedades milagrosas que se atribuyen a los ‘superalimentos’ (terapéuticas, antienvejecimiento, adelgazantes…) no están basadas en estudios rigurosos”. Por su parte, uno de los mayores expertos mundiales en nutrición humana, resumió este aspecto en la siguiente frase,  “Los efectos beneficiosos sobre la salud por parte de alimentos o ingredientes individuales (sean o no funcionales) son más bien modestos, sobre todo si se comparan con un cambio radical en los hábitos de alimentación. Quiere decir que el verdadero beneficio viene de una dieta completa y variada y no de alimentos específicos considerados “especiales”. .

4. Desconfiar del concepto “dieta variada” o “comer de todo”

Si no existen los superalimentos, lo lógico sería pensar que la mejor opción consiste en seguir una dieta variada – como he mencionado anteriormente – Pero para ello habría que informar correctamente a la población el significado de este concepto, antes que se emplee como la libertad de comer una gran variedad de alimentos sin pensar en sus aportes calóricos y en la presencia de nutrientes como la grasa, los azúcares simples y la fibra dietética. Definitivamente no es igual alimentación variada a alimentación que incluya alimentos ricos en energía – que favorecen la obesidad–  y bajos en nutrientes, que una alimentación variada diseñada por un nutriólogo o experto en dietética. La Organización Mundial de la Salud acuña el concepto “variedad” para definir a una dieta sana, aunque lo hace en un contexto muy delimitado: “Siga una dieta nutritiva basada en una variedad de alimentos de origen sobre todo vegetal, en lugar de animal”.

5. Consumir más alimentos de origen vegetal (o menos de origen animal)

Este punto de vista coincide con el de todas las asociaciones implicadas en la nutrición humana. En general se recomienda cambiar hacia una dieta más basada en los alimentos de origen vegetal, que enfatice las hortalizas, las legumbres secas cocidas, las frutas, los cereales integrales, los frutos secos y las semillas, en lugar de alimentos procesados, ricos en azúcares y grasas hidrogenadas o de origen animal. Por ejemplo, se señala en una publicación  que los vegetarianos presentan un riesgo bastante menor de morir por enfermedades del corazón o de cáncer.