Las Isoflavonas y la Salud

Salud de las Mujeres

Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos. (pre-menopausia).

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides.

Isoflavonas y las mujeres

El consumo de isoflavonas durante la pubertad, cuando el pecho femenino se desarrolla, parece proteger a la mujer más adelante en su vida contra el cáncer. Los estudios demuestran que las mujeres que comieron en la semana más de 3 porciones de soya durante la adolescencia demostraron una reducción del riesgo en un 40% del cáncer de mama comparado con las que no consumieron la soya.

Además las isoflavonas protegen contra el desarrollo de cáncer de mama, lo que no sucede con otras terapias hormonales a base de medicamentos sintéticos, que incluso podrán provocar futuros tumores.

Isoflavonas y el ciclo menstrual

Las isoflavonas podrían aumentar la longitud del ciclo menstrual y moderar la alteración de los niveles de esteroides. Un estudio británico encontró que las mujeres a quienes se les dieron 60 gramos de soya al día tenían ciclos menstruales más largos. Las mujeres asiáticas, que ingieren más soya sobre una base diaria, tienen generalmente ciclos menstruales más largos que mujeres occidentales. La investigación sugiere que la disminución del nivel de mortalidad de mujeres japonesas por cáncer de mama pueda, en parte, ser debido al consumo del alimento que contiene las isoflavonas de la soya. Los niveles de hormonas esteroides y de la duración menstrual del ciclo son factores de riesgo conocidos para el cáncer de mama. Un ciclo menstrual creciente es beneficioso porque éste da lugar a menos tiempo que las células del pecho están expuestas a niveles más altos del estrógeno.

Las isoflavonas tienen una influencia en la salud de las mujeres durante la menopausia pero también antes y durante de los años reproductivos.

Isoflavonas y menopausia

Durante menopausia el nivel del estrógeno cae y causa los síntomas típicos, como son los sofocos, fatiga, sudor nocturno, cambios en el estado de ánimo, de las oscilaciones del humor, de la sequedad vaginal y de los dolores de cabeza.

Isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea

Las isoflavonas evitan la pérdida de masa ósea en mujeres peri-menopáusicas. Los efectos de la soya y de las isoflavonas sobre la calidad del hueso son también dignos de tenerse en cuenta. Se ha visto que el consumo de 40 g de proteínas de soya por día (90 mg de isoflavonas) durante 6 meses, aumentan significativamente la densidad mineral ósea vertebral en mujeres post-menopáusicas.

Fuente/referencia: isoflavones.info | ¿Qué son las isoflavonas? | 2017 | Sitio web: http://www.isoflavones.info/es/salud-mujeres.php

Anuncios

LECHES VEGETALES

Las leches vegetales son bebidas de fino sabor, contenido nutricional y propiedades curativas, cuya diversidad en tanto al ingrediente principal se clasifican en las preparadas con:

Las leches vegetales sin bebidas de fino sabor, contenido nutricional y propiedades curativas
Las leches vegetales (proteínas de soya) son bebidas de fino sabor, contenido nutricional y propiedades curativas.
1. Legumbres (soya)
2. Cereales (arroz, avena, cebada)
3. Frutos secos o nueces y semillas (almendra, avellana, alpiste, ajonjolí, girasol, etc)
Las leches vegetales también son elegidas por aquellos que padecen problemas digestivos. El estreñimiento, diarrea, colon irritable y otras son algunas de las enfermedades más beneficiadas al cambiar la leche de vaca por la vegetal.

CARACTERISTICAS:

1. Aptas para intolerantes a la lactosa (azúcar de la leche)
2. Apropiada para alérgicos a la proteína de la leche de vaca (caseína, albúminas y globulinas).
3. Sus componentes son fáciles de asimilar aun con deficiente digestión.
4. Contienen menos grasa y son del tipo poliinsaturadas que benefician la salud cardiovascular.
6. Su naturaleza y proceso preservan al máximo sus nutrientes (vitaminas, minerales, fibra, ácidos grasos).
7. Excelente opción para regímenes vegetarianos.
8. Diversidad de opciones para quienes gusten experimentar nuevos y diferentes sabores…
9. Mejoran al sistema circulatorio, nervioso, la actividad mental y fortalecen al sistema inmune.
USOS:
– Como Bebida deliciosa y nutritiva
– Con el cereal
– Licuado con fruta
– Preparación de Panes, galletas, budines, en fin,  como un ingrediente enriquecedor de sus recetas.

ALGUNOS ALIMENTOS MÁS EFICACES PARA BAJAR EL COLESTEROL

Avena, cebada y otros granos integrales, legumbres, berenjena o frutos secos son algunos de los alimentos considerados “anticolesterol”

Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares.
Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares.

El colesterol en exceso, definido como hipercolesterolemia, es bien conocido por su problemática para la salud coronaria y por considerarse un factor de riesgo de infarto y otros episodios vasculares. Los mensajes para la prevención de este trastorno se dirigen más a difundir los alimentos contraindicados, cuyo consumo regular aumenta los niveles de colesterol en sangre. Hoy en día el mensaje debe ser consumir aquellos alimentos que por su composición química pueden ayudar a controlarlo.

Los diez alimentos “anticolesterol”

La avena. Se encuentran en su composición un conjunto de sustancias cuyo efecto ha demostrado la reducción de las tasas de colesterol plasmático: grasas insaturadas (no mucha cantidad, pero sí de buena calidad, como el ácido graso esencial linoleico), avenasterol, fibra y lecitina. El avenasterol es un fitosterol con capacidad de disminuir la absorción de colesterol en el intestino, al igual que la lecitina.

La cebada  comparte con la avena su riqueza en un tipo de fibra soluble, los betaglucanos, que han demostrado ser eficaces en la reducción del colesterol-LDL, el llamado colesterol malo. Los efectos hipocolesterolemiantes del consumo de avena o cebada como alimento han sido poco evaluados; sí está más estudiado el efecto de los concentrados de betaglucano. Nuevas investigaciones se centran en el tocotrienol, una forma de vitamina E con potente efecto antioxidante, localizado en las cáscaras de los granos de cebada, avena y arroz, en este último cereal integral, es más abundante.

Las legumbres. Algunos fitoquímicos de las leguminosas están implicados de forma directa en la reducción del colesterol sérico y en la prevención de la formación de la capa de ateroma que degenera en enfermedades cardiovasculares. Las lectinas favorecen el transporte de colesterol sanguíneo y su metabolismo y reducen así el riesgo de acumulación en las paredes de las arterias. Las saponinas disminuyen la absorción de colesterol en el tracto digestivo, por lo que su aportación también es beneficiosa. Además, las legumbres tienen fibra e isoflavonas con efectos positivos demostrados en las dislipemias.

La berenjena, la okra y frutas como manzanas, uvas, fresas y cítricos. El efecto hipocolesterolemiante de estos vegetales se debe en parte a su aporte de fibra, un compuesto que limita y retrasa la absorción intestinal del colesterol, al favorecer la mezcla con los ácidos biliares y que el conjunto se elimine por las heces.

Los frutos secos, en particular las nueces. Las nueces suponen un aporte interesante de ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos omega-3 y contiene también fitosteroles, ambos reconocidos por su papel en la reducción del colesterol.

Los aceites vegetales, entre los que destaca el aceite de oliva. Este último es rico en ácidos grasos monoinsaturados (ácido oleico), vitamina E y fitosteroles, todos ellos compuestos cardioprotectores.

La soya. El consumo habitual de soja como leguminosa (o como aceite) aporta una cantidad significativa de grasa de alta calidad nutricional -ácido linoléico y oleico-, lecitina e isoflavonas con repercusiones beneficiosas para el organismo por su eficacia reductora del colesterol sérico. Las isoflavonas, en especial la genisteína, una de las más abundantes en la soja, han demostrado ejercer una acción inhibitoria de la agregación plaquetaria y una actividad antioxidante sobre las lipoproteínas de alta densidad (LDL), lo que ayuda en la disminución del colesterol plasmático.

El pescado graso. Los pescados azules tienen de media unos diez gramos de grasa rica en ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega-3, como el DHA (docosahexaenoico) y el EPA (eicosahexaenoico), reconocidos por su capacidad para disminuir los triglicéridos plasmáticos, aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y la tensión arterial. Todos estos efectos se postulan como protectores de las enfermedades cardiovasculares. No obstante, su efecto sobre los niveles de LDL-colesterol y HDL-colesterol depende del tipo de paciente y de sus niveles iniciales de colesterol.

ALIMENTOS ENRIQUECIDOS
Los alimentos enriquecidos o los complementos dietéticos; con esteroles y estanoles y con fibra se pueden contemplar como coadyuvantes del tratamiento dietético para el control de la hipercolesterolemia límite o moderada (entre 200 y 249 mg/dl), siempre bajo asesoramiento de un profesional de salud. Conviene saber que al tomarlos no siempre se resuelve el problema y que se deben hacer analíticas periódicas para comprobar la evolución de la dislipidemia.

Fuente : www.consumer.es/alimentacion